El huerto de Aníbal es el camino, no hay premio mejor


El huerto de Aníbal es el camino, no hay premio mejor

Una vez leí una entrevista a un cocinero, muy bueno y famoso, que si hubiera tenido hijos no hubiese llegado tan lejos. Estoy dispuesto a demostrarle que no es cierto.

Este es Aníbal, mi primer hijo. Le encantan los tomates. Era apenas un bebé y mojaba pan para comerlo. Desde el pasado mes de noviembre comenzamos juntos un proyecto. Ambos tenemos poco tiempo, ya saben la guardería, el restaurante, jugar con su hermano, viajar para organizar comidas. En fin, la vida.

Pero en estos pocos ratitos que podemos pasar juntos comenzamos, en pleno invierno en la azotea, a montar nuestro huerto urbano. Primero fue esta especie de jardinera grande, dos por un metro cuadrado, que montamos. Aníbal llevaba la delantera ordenando tablas ¿o fue al contrario? Lo cierto es que poco a poco aquella idea que estaba en una mente inquieta, tomó forma.

 

Tierra y semillas ecológicas. Tomate ruf, pimiento tierno, albahaca verde y morada, curri, perejil, yerbabuena, menta, fresas, romero, orégano, lechuga y hasta una variedad de tomate denominada índigo rose, de color negro por fuera y rojo por dentro. Han sido meses de cuidados, mimos, riegos, limpieza de tierra. Aníbal y yo hemos visto brotar las primeras plantas y lo hemos guardado en secreto para que Carmen, la periodista que está siempre pendiente de todas las novedades, no lo publicara antes de que comenzaran a brotar los primeros frutos.

Pero aquí lo tienen. Aníbal se comió las primeras fresas y los pimientos tiernos se han adelantado al resto de los productos. A la espera estamos para que se pongan de color rojo los tomates o negros, y poder disfrutarlos en ensalada o en guisos.

Seguro que mi hijo pone esa cara de pillín cuando coja el primero.

Como en la vida, lo bueno no fue el final sino el camino. Los dos hemos llegado muy lejos sin movernos de la azotea, porque siempre el mejor premio, al menos para mi, será tocar el corazón de mi familia, nada hay más lejos que eso.

 

Hay 1 comentario

Add yours
  1. 1
    Dani Trigueros

    Muy buen huerto, sí señor! Y una iniciativa fantástica, gratificante y educativa. Seguro que hay más gente que se anima tras leer tus palabras. Enhorabuena por el proyecto, por lo bien que va y por la educación que le estás inculcando a tu hijo. Un abrazo!
    (…si te surge alguna duda, ya sabes mi número.)

Hay 1 comentario